arenfr

Novedades

Desde su inicio en 1978 en Villa Simona, la Comunidad se ha mantenido como un espacio de acogida, trabajo y solidaridad que ha pasado por diferentes momentos de vitalidad.

La casa de Villa Simona significó algo más que un domicilio: en ella, partiendo de cero, se gestaron las bases y patrones de la convivencia, del trabajo y de la solidaridad de nuestro colectivo, esas claves que con el tiempo han ido consolidándose y haciéndonos creíbles.

Aquella casa se quedó pequeña como residencia y como ámbito de trabajo. La gente vivía amontonada. La exigencia de encontrar un nuevo espacio para la comunidad, más amplio y digno, nos llevó a recorrer toda la Cuenca de Pamplona en la búsqueda de un nuevo lugar. Se visitaron muchos sitios hasta encontrar, en 1985, la casa de Belzunce que, con su terreno de 6000 m2, su construcción y localización, reunía buenas condiciones. Al poco tiempo, en la nueva casa llegamos a juntarnos hasta 28 compañeros-as (incluidas parejas y niños).

Somos miembros de